Cada partícula de ti, cada átomo de mí. Ambos parte de este inerte ser.

Ambos vivos y muertos en la paradoja escatológica. Vivos, vivos y muertos a la vez.

Perdiendo el rumbo de las cosas, perdiendo nuestro centro.

Teniendo suerte de mordisquear la salsa errante de tu sangre.

Percibe, toca, lee y déjate invadir.

Estas ahora en mi mundo. Déjate ser.

//Juan Manuel Alvarez

martes, 3 de julio de 2012

Susurro


Tu boca susurra que no está presente,
como un fantasma repentino se me aparece en cada sueño,
en cada pensamiento.
Solo necesitas aparecer, solo mostrarte para mostrar mi debilidad.
Solo necesitas verte para mostrarme mi dolor.
Claro, dirás que cada momento se perdió.
Que ahora nada era como antes y lo entiendo.
Juro que lo comprendo más que el tiempo.

Sin embargo errante en tus parpados sostienes un suspiro.
Y vuelve ese susurro, vuelve ese calor en mi oído.
me pierdo, y a veces pienso en secarte.
A veces imagino un mundo perfecto en el cual yo disfruto de mi libertad,
en el cual yo disfruto de mi soledad.
Nunca disfrute la soledad,
y cansada cada gota de arrepentimiento solo traen más dolor.

Sabes de mi todo, porque todo doy de mí.
Yo nunca supe que pensaste ese día en que te perdí,
esa luz negra tan paradójica como nosotros.
Tan mentirosa como nuestro nosotros.

A veces imagino que no te he perdido por completo,
y es peor que todo ese sentimiento en el crepúsculo.
Es innegable que sabiendo lo que tengo y lo que soy, somos nada.
Es impensado que pudiera tener en el alma otra, al menos, igual a vos.

2 comentarios:

  1. Y vos un cagon. Cualquiera bardea por bardear firmando como anonimo. No creo que yo ser tan pelotudo como vos. Yo doy la cara.

    ResponderEliminar