Cada partícula de ti, cada átomo de mí. Ambos parte de este inerte ser.

Ambos vivos y muertos en la paradoja escatológica. Vivos, vivos y muertos a la vez.

Perdiendo el rumbo de las cosas, perdiendo nuestro centro.

Teniendo suerte de mordisquear la salsa errante de tu sangre.

Percibe, toca, lee y déjate invadir.

Estas ahora en mi mundo. Déjate ser.

//Juan Manuel Alvarez

domingo, 20 de noviembre de 2011

Estremezco


Estremezco.
Tus manos se posan en mi cuerpo y estremezco,
y si tu cuerpo se acerca rozando el mío tirito,
y si tu boca con tus labios mojan los míos,
Todo mi ser se transfigura en un escalofrío.

Estremezco.
Si de vos salen palabras, esas simples palabras.
"te amo" es suficiente para estremecerme.
Si te abrazo y tu pelo me llena los pulmones de tu aroma,
entonces estremezco.
Si te beso y tú me besas, si recorro con mi mano tu cintura.

Y te ríes, te ríes de mi sacudir.
Te ríes de mi palpitar.
Pero sabes que poco a poco me vas a tranquilizar.

Me estremezco, mi cuello  siente tus labios,
mis manos se cierran porque lo disfruto.
Te abrazo.
Me sostengo de vos para detener el temblor.
Cierro los ojos y pienso:
Debo estar naciendo, naciendo nuevamente en tu recuerdo.

Te miro fijamente directo a los ojos,
te digo suave y calurosamente "te amo",
me miras, sonríes, te ríes, estremezco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario