Cada partícula de ti, cada átomo de mí. Ambos parte de este inerte ser.

Ambos vivos y muertos en la paradoja escatológica. Vivos, vivos y muertos a la vez.

Perdiendo el rumbo de las cosas, perdiendo nuestro centro.

Teniendo suerte de mordisquear la salsa errante de tu sangre.

Percibe, toca, lee y déjate invadir.

Estas ahora en mi mundo. Déjate ser.

//Juan Manuel Alvarez

viernes, 24 de junio de 2011

Pequeñas Molestias


Con la tijera sus manos cortan el hilo de su cuello, siente la gravedad sobre la mano que tenía el collar. Deja caer la tijera sobre la mesa desde el lado del mango. Sostiene el hilo mirando fijamente el centro del collar, en especial la parte puntiaguda que pinchaba e irritaba su cuello. Con la otra mano se acaricia el cuello, mira al collar con desprecio y felicidad. Lo tira sobre la cama y luego se suicida con el arma que tenia él, desde el principio, en su tercer brazo.

Como, tal vez, no entendiste este cuento te voy a decir una cosa, olvídate de todas las teorías sobre lo que acabaste de leer, comenzá nuevamente y seguí con el texto…

Si todavía no entendiste el texto leélo nuevamente pero REALMENTE, olvidáte de lo que pudo pasar y lo que pasaría, es simple y claro, no pienses en que pudo pasar antes y que paso después, no pienses en metáforas ni doble mensajes, TODO ES LITERAL…

Si al leerlo nuevamente no lo entendiste dejáme decirte que lo olvides, sos demasiado complicado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario